Suscríbete







Si quieres estar al día de las novedades en tecnología y seguridad, suscríbete.

Cómo teletrabajar desde casa

Comparte esto:

¿Cómo teletrabajar desde casa? Con la actual crisis sanitaria del Coronavirus (Covid-19) se está popularizando, por causas de fuerza mayor totalmente obvias, el teletrabajo. El teletrabajo, también llamado trabajo remoto, trabajo a distancia, oficina en casa u oficina remota, permite trabajar en un lugar diferente a la oficina.

 

El trabajo se realiza en un lugar alejado de las oficinas centrales o de las instalaciones de producción, mediante la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

 

¿Qué necesito para que mis trabajadores puedan teletrabajar?

 

Para saber cómo teletrabajar desde casa, y en resúmen, para poder teletrabajar, es necesario, en mayor o menor grado, digitalizar ciertos procesos clave de negocio y disponer de las aplicaciones que permitan acceder a los recursos de la empresa desde cualquier ubicación. Esta transformación digital para poder ofrecer teletrabajo a nuestros usuarios clave deberá basarse en los siguientes 5 puntos clave:

 

1. Digitalización de procesos y documentación


El primer paso para optimizar las herramientas de teletrabajo, y que estas sean efectivas, es asegurar que los procesos clave de tu empresa están soportados completamente por los sistemas informáticos y que no requieren de presencia física para llevarlos a cabo.

 

Por ejemplo, si algunos pedidos siguen llegando por fax, asegurar que estos faxes se redireccionan a un buzón de correo electrónico para recibir esos mismos faxes en formato PDF. Si la contabilización de facturas de proveedores requiere una autorización previa, asegurar que estas facturas están digitalizadas y que los responsables pueden firmarlas utilizando su certificado digital.

 

Una parte importante fundamental para que el teletrabajo sea efectivo es la digitalización de la documentación clave que permita a tus trabajadores disponer de la información relevante en su ordenador, independientemente de dónde estén ubicados.

 

2. Compartir información en la nube


Todos los usuarios de la compañía utilizan documentos para llevar a cabo sus tareas. Tanto documentos propios como los generados por otros compañeros o departamentos que requieren estar a disposición del equipo de trabajo. Y todo ello asegurando lo siguiente:

 

  1. Disponibilidad: garantizar que la información estará siempre accesible, independientemente de la ubicación del usuario.
  2. Seguridad: asegurar que sólo ciertos roles de usuarios tendrán acceso a la información confidencial.
  3. Integridad: conseguir la redundancia necesaria para poder restaurar la información de la compañía en caso de desastre.

 

El siguiente paso para permitir el teletrabajo con garantías de éxito es migrar toda la documentación clave de usuarios y departamentos a OneDrive y SharePoint respectivamente. De esta manera aseguramos su disponibilidad, seguridad e integridad tanto en la oficina como en teletrabajo (oficina remota) o en movilidad (smartphone).

 

3. Virtualizar las comunicaciones


Tan esencial como la información son las comunicaciones. Para que un usuario pueda teletrabajar independientemente de su ubicación, las comunicaciones entre la empresa y el trabajador deben ser fluidas y efectivas. Esto es, las comunicaciones (audio, chat y video) deben seguir en todo momento al usuario sea cual sea su ubicación y el dispositivo que utilice.

 

Para conseguir esto, es necesario virtualizar las comunicaciones telefónicas. Implantando una centralita virtual conseguimos que las llamadas telefónicas puedan atenderse desde el propio dispositivo del usuario (PC, portátil, tableta o Smartphone), independientemente de si está teletrabajando o en movilidad. Además, las aplicaciones integradas en Microsoft Office 365, como Teams, permiten a los usuarios interaccionar entre ellos (videollamadas, chat, colaboración online con documentos, etc.) independientemente de la ubicación.

 

4. Control de presencia y jornada laboral


La nueva Ley de Control de la Jornada Laboral es una realidad a la que las empresas se ven obligadas desde mayo de 2019. Esta ley obliga al control de la jornada laboral de cada trabajador, este registro será diario y deberá registrar la hora de entrada y salida de cada trabajador.

 

Esto incluye todos los trabajadores, tanto en oficina como en teletrabajo o en movilidad. Por lo tanto, para garantizar una correcta aplicación de la norma será necesario disponer de procedimientos o aplicaciones que permitan controlar el inicio y la finalización de la jornada laboral.

 

Este tipo de aplicaciones permiten a los trabajadores “fichar” virtualmente desde su PC o Smartphone, registrando el inicio y final de la actividad, cumpliendo de esta forma lo requerido por el Real Decreto Ley 8/2019 en materia de control de la jornada laboral. Es más, estas aplicaciones permiten digitalizar muchos procesos de RRHH como la solicitud y aprobación de vacaciones, ausencias laborales, entrega confidencial de nóminas, etc.

 

5. Formación


Para conseguir que el teletrabajo sea efectivo en la empresa, además de poner todos los recursos tecnológicos al servicio de los usuarios, es necesario formar a estos para que sean igualmente eficientes trabajando a distancia.

 

La formación en las diferentes herramientas disponibles para teletrabajar, así como asimilar los cambios en los procesos de negocio y en la transformación digital que haya tenido lugar, es fundamental para asegurar el éxito del teletrabajo en la organización. Mantén una formación continua que permita optimizar los recursos y activos de la empresa, lo que redundará en una mayor productividad, tanto en el trabajo presencial como en el teletrabajo.

 

 

Si necesitas más información sobre cómo teletrabajar desde casa o implementar teletrabajo en tu empresa, no dudes en contactar con Kipmion.

 

Comparte esto:
WhatsApp chat